domingo, 4 de enero de 2015

OLFATO



El otro día leí que, actualmente, la mitad de las ventas de perfumes se realizaban en estas fechas navideñas. Erróneamente, ya que fue en Egipto, se cree  que el origen del perfume es francés. Que aparece  demandado por la aristocracia francesa del siglo XIV. La corte del rey Luís XV llegó a llamarse "la corte perfumada". Fueron grandes consumidores de perfumes ya que debían camuflar el mal olor corporal consecuencia de ser básicamente unos guarros, no por ser aristócratas sino por no lavarse, cuidado.

Esto ya no pasa, ahora todos vamos limpios y perfumados a la vez que paseamos sobre pavimentos públicos situados sobre las hediondas alcantarillas. Nuestras cloacas del sistema, tapadas por losas de cemento y metal sellando los malos olores generados por nosotros mismos. Por cierto, recuerdo como se acabó en Francia con el hedor que provocó la aparición de estas aristocráticas fragancias… cabecitas perfumadas.

Según la RAE, la palabra olfato significa: “Sentido corporal con el que se perciben aromas y sustancias dispersas, como el humo”. El humo (perfume.del latín per y fumare, expandir el humo). Es curioso pero este elemento se ha utilizado mas bien por su capacidad de mermar o impedir la visión de algo, mas que por su olor. Pero, el diccionario dice algo más: “Sagacidad para descubrir o entender lo que está disimulado o encubierto”.

Ya somos sagaces, lo suficiente creo. Lo que nos falta es  la valentía para airear todas las cloacas y no dejar algunas bajo ciertos perfumes embriagadores, instalándose permanentemente en nuestras narices atrofiando para siempre nuestro olfato.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOLO COMENTARIOS RESPETUOSOS